Historia de la tabla del surf

Las tablas de surf en las que montamos actualmente han recorrido un largo camino para llegar a ser tan buenas y tener tanta calidad. Muchas personas han dedicado su vida a la búsqueda de la formación y desarrollo de una mejor tabla. Los avances en el diseño de tablas de surf a través de los años se extienden a partir del tamaño, peso y forma, a las aletas, a los materiales utilizados, a diferentes tablas diseñadas para diferentes olas.

Historia de la tabla del surf

El diseño de tabla de surf siempre ha sido algo muy personal. Los shapers tienden a ser personas que practican surf por sí mismos, y en el diseño de las tablas está tan involucrada la obra de ingeniería, como el amor por el surf. Los surfistas profesionales trabajan en estrecha colaboración con los shapers, los formadores, ya que cada surfista cabalga las olas de modo diferente, y ellos saben mejor que nadie cómo necesitan que se fabrique su tabla de surf. El proceso de diseño de una tabla de surf siempre ha sido un caso de prueba y error. Una plantilla se diseña, y luego se experimenta con ella en el agua, a continuación, se considera la retroalimentación y las alteraciones se realizarán en consecuencia.

Tablas hawaianas antiguas

Los primeros días de surf transcurrieron en la Antigua Hawaii. El surf era considerado un asunto profundamente espiritual, desde el arte de correr las olas en sí, a la oración por recibir buenas olas, a los rituales que rodeaban la construcción de una tabla de surf. El surf no era sólo una actividad recreativa, sino que también era un ejercicio de entrenamiento para los jefes hawaianos y un medio de resolución de conflictos. Había dos tipos de tablas de surf en estos momentos, un "Olo" (cabalgada por los jefes o los nobles conocidos como los 'Alii') y un 'Alaia' (cabalgada por los plebeyos). Las tablas de madera se hicieron usando el Wili Wili, la Ula y el árbol de Koa. La longitud de la tabla de surf variaba dependiendo la clase social de quién la cabalgaba. De 10 a 16 pies de largo (entre 304.8 centímetros y 487.68 centímetros). Unos 10-12 pies para los plebeyos y 14 a 16 pies para los nobles y caciques.

El descenso y ascenso del surf

En el siglo 18 con la llegada del capitán Cook a las islas de Hawai y más tarde, a mediados del siglo 19, cuando los misioneros occidentales blancos llegaron el surf se había casi extinguido en las islas. A principios del siglo 20 la influencia de los misioneros sobre las islas comenzó a declinar y los hawaianos junto con los nuevos colonos europeos y americanos comenzaron a surfear de nuevo. Uno de ellos fue George Freeth, quien a través de su surf, experimentó con el diseño de la tabla y la cortó su tabla de 16 pies hawaianos por la mitad. Se hizo la típica tabla sólida de sacoya de esos tiempos de alrededor de 6 a 10 pies de largo. George tomó su tabla más corta hacia California y se convirtió en el primer surfista profesional, promocionando una empresa ferroviaria en Los Angelos, California.

Las tablas huecas de Tom Blake

Primeras tablas de surf

El siguiente cambio importante en el diseño de tablas de surf fue en 1926, cuando uno de los nombres más famosos de la historia del surf, Tom Blake diseñó la primera tabla de surf hueca. La tabla fue construida de secoya, tenía cientos de agujeros perforados en ella y fue encerrada con una tabla delgada de madera por encima y debado de la tabla. La longitud de la tabla fue de 15 pies (457.2 centímetros) de largo, 19 pulgadas de ancho (48.260cm), 4 pulgadas (10.160cm) de espesor y pesaba 100 libras (45.45 kg). Este nuevo diseño en un principio fue ridiculizado por los hawaianos locales que en broma lo llamaban "Cigar Board", hasta que vieron lo rápido que se movía en el agua. La tabla de surf hueca de Blake logró ser un gran éxito y se convirtió en la primera tabla de surf de producción masiva en 1930. Blake también creó la 'aleta fija' en 1935. Esta fue una pequeña aleta unida a la parte inferior de la tabla, a la altura de la cola para que los surfistas pudieran realizar mejores maniobras y lograr más estabilidad encima de la tabla.

La tabla Hot Curl

El siguiente paso importante en la historia del diseño de las tablas de surf llegó en 1934. Inspirados en el diseño de Blake, un grupo de surfistas en Hawai comenzaron a experimentar con el tamaño de la cola de la tabla de surf, rebajando y eliminado partes de la cola y los cantos de las tablas de surf, para conseguir deshacerse del tipo de cola cuadrada. Esto dio a la tabla de surf más maniobrabilidad, permitiendo maniobras más radicales. En este grupo de surfistas estuvieron incluídos Wally Froiseth, John Kelly y Fran Heath. Estas nuevas tablas fueron llamadas "hot curl", debido a que las tablas permitieron por primera vez al surfista, surfear en el rizo de la ola, e introducirse en el tubo.

Tablas de secoya, balsa y contrachapado

En 1932 la madera balsa de América del Sur se convirtió en un material muy popular para la construcción de tablas de surf. Las nuevas tablas de madera de balsa sólo pesaban alrededor de 30 a 40 libras (13 a 18 kg) adosadas ​​a las tablas de secoya de 90 a 100 libras (41 a 45 kg). Las tablas tenían varias capas de barniz que se les aplicaba a prueba de agua. Esta reducción de peso fue un gran paso adelante en el diseño de la tabla, y cada vez más paso a tener más demanda. El problema en ese momento era que la madera de balsa era difícil de controlar en grandes cantidades, por lo que las tablas se construyeron a partir de ambas maderas, balsa y secoya, gracias a un pegamento impermeable recientemente inventado. Ambas maderas tienen diferentes propiedades, la balsa es de peso ligero y la secoya es más dura y durable. Entonces, se construyó el centro de la tabla de balsa y los cantos de secoya más dura para fortalecer la tabla. La madera contrachapada en tablas de surf también fue utilizada más adelante en la época de la Primera Guerra Mundial.

Tablas de fibra de vidrio

El final de la Segunda Guerra Mundial abrió nuevas posibilidades en el diseño de las tablas de surf. Muchos nuevos materiales se volvieron disponibles a través de los avances en la tecnología durante la guerra. La fibra de vidrio fue el más significativo de ellos, también hubo plástico y espuma de poliestireno. La primera tabla de surf de fibra de vidrio fue construida por un hombre llamado Pete Peterson en 1946. Esta tabla de surf era un molde de plástico hueco, con un larguero de secoya (un trozo de madera que recorre el centro de la tabla de surf) y se sella con cinta de fibra de vidrio.

Otros shapers pioneros en tablas de surf modernas de esta época fueron Joe Quigg y Matt Kivlin. Alrededor de este tiempo un hombre muy importante en la historia de surf llamado Bob Simmons fabricó tablas de surf de madera de balsa y viajó por toda la costa de California para hacer surf y vender sus tablas. No fue sino hasta 1949, cuando Simmons hizo su primer uso completo de la tecnología de la fibra de vidrio. Su primer intento fue una tabla de surf llamada el "sandwich". Esta tabla tenía un núcleo de espuma de poliestireno, encerrado en una capa delgada de madera contrachapada, los cantos de madera de balsa y revestida de fibra de vidrio.